La calistenia a la vuelta de la esquina

Todos hemos visto espacios públicos sin uso a lo largo de Santiago y por qué no decirlo, de todo Chile. Es por eso que uno de los mayores intereses de la Fundación DeporteLibre es aprovechar estos metros cuadrados para incentivar el deporte en la ciudadanía, logrando que este lo puedan encontrar cerca de su casa, o bien; a la vuelta de su esquina. La calistenia ha sido uno de los primeros pasos para demostrar esta misión que se propone la fundación y que sin dudas ha dado más frutos de los esperados.

“La calistenia es un sistema de ejercicios físicos con el propio peso corporal; en el sistema el interes está en los movimientos de grupos musculares más que en la frecuencia y el esfuerzo. La palabra proviene del griego kallos(belleza) y sthenos (fortaleza).

Ademas, de ser una disciplina de entrenamiento que con el paso del tiempo a ganado mucha popularidad en el mundo del fitness ahora se está considerando como deporte”.

https://es.wikipedia.org/wiki/Calistenia



Para finales del año 2018 el proyecto de intervención en la plaza del Cerro 18 ubicado en la comuna de Lo Barnechea, se aproximaba a su etapa final. Hoy, a seis meses de ese momento, la plaza “Deporte Libre” de ese lugar es uno de los espacios más reconocidos que ha entregado la fundación a la ciudadanía. Esto gracias al co-diseño logrado con los vecinos del sector, lo que permitió una armonía al momento de trabajar, pero también; al momento de disfrutar los nuevos espacios que se ofrecían, sobre todo para aquellos jóvenes que han encontrado un novedoso hobbie que mueve sus días, la calistenia.

La implementación de estructuras que permitieran la realización de este deporte fue una jugada muy importante de parte de la fundación, ya que la calistenia se caracteriza por ser una actividad física que se practica al aire libre y que a pesar de depender únicamente de la persona y su fuerza; ésta suele entrenarse en equipo, lo que en el caso del Cerro 18 ha tomado fuerza y ha logrado inspirar a un gran grupo de jóvenes a pasar sus tardes haciendo deporte en comunidad.

El espacio intervenido por la fundación antiguamente se ocupaba por personas que lo veían como un spot ideal para pasar el rato acompañados de alcohol o drogas. El hecho de instalar la infraestructura deportiva logró motivar a los vecinos a entrenar en ella, lo que de una forma u otra ha creado una nueva vida de barrio.

Hoy en día los jóvenes de Lo Barnechea, pero específicamente de ese sector, tienen la opción de tener nuevas pasiones y metas. Hoy hay una nueva alternativa, el deporte está frente a sus casas y son sus vecinos, sus amigos o sus conocidos de toda la vida los que entrenan junto a ellos o ellas de manera gratuita, y que mejor que a la vuelta de su propia esquina.

¿Y tú, conoces un espacio público que tenga el potencial para ser una nueva plaza DeporteLibre?